13 ventajas del control interno preventivo, concurrente y correctivo

control interno preventivo

Los controles internos son prácticas que permiten a la organización trabajar de manera eficiente, proteger su patrimonio y contar con datos oportunos y confiables. También le aseguran que se cumplan las normas aplicables. Según el momento en que se realizan, tenemos tres tipos: el control interno preventivo, el concurrente y el correctivo.  A continuación, las ventajas de realizarlos.

El control interno y los modelos de administración

Los tipos de control se corresponden con las distintas etapas o pasos del proceso de gestión de control de riesgos dentro de una organización. Recordemos que estas etapas son:

  • Establecimiento de normas y estándares. Se corresponde con los controles preventivos. También llamados preliminares, se realizan antes de que la operación esté en marcha. Su objetivo es garantizar los recursos humanos, materiales y financieros, que las operaciones están bien programadas y que están de acuerdo con los planes y programas de la organización. Los controles preventivos siempre son internos y son responsabilidad de los sistemas de administración o auditoría de la empresa.
  • Evaluación o medición del desempeño. Tiene como finalidad evaluar lo que se está haciendo. Los controles en esta etapa se denominan concurrentes. Se realizan a medida que se va desarrollando una actividad. Así permite corregir los problemas cuando aparecen. Pueden ser realizados por personas como supervisión directa o ser parte de los sistemas computarizados que, ante un error, interrumpen la operación e informan acerca del mismo.
  • Implementación del sistema de administración de riesgos. Su objetivo es anticiparse a los hechos y tomar las medidas preventivas o de mitigación.
  • Comparación del desempeño con los estándares establecidos. En esta etapa se compara lo realizado con lo proyectado para determinar desvíos o variaciones. Se corresponde con los controles correctivos, también conocidos como retroalimentación. Se efectúan después de la acción. Su finalidad es determinar las causas de cualquier desvío respecto del proyecto original. Ejemplo de este tipo de control son las auditorías.  Pueden ser realizados por el sector externo.
  • Acción correctiva. Última etapa del proceso, consiste en la realimentación del sistema de control para evitar los errores en el futuro.

Control interno y modelo COSO

Si hablamos de control interno debemos mencionar el modelo COSO. Éste fue elaborado por el Committee of Sponsoring Organizations of the Tradeway Commission. Se trata de una organización formada por distintos organismos públicos y de auditoría de los Estados Unidos.

Su finalidad inicial fue la lucha contra el fraude. Sin embargo, el modelo COSO es un  marco integrado que puede ser utilizado por cualquier organización para evaluar el sistema de control interno. Está organizado en cinco componentes que deben funcionar de manera integrada:

  • Ambiente de control.
  • Evaluación de riesgos.
  • Actividades de control.
  • Información y comunicación.
  • Actividades de supervisión.

Según este modelo, el control interno preventivo, el concurrente y el correctivo forman parte de las actividades de control.

control interno preventivo

Ventajas del control interno preventivo

Los sistemas de control deben ir más allá de las tradicionales áreas de contabilidad y finanzas. Así se convertirán en una visión integral de la empresa y una cultura de la organización. Entre las ventajas del control preventivo podemos mencionar:

  1. Actúa antes de que se produzca la falla o problema.
  2. Reduce la necesidad de controles directos. Es decir, rastrea la causa de un resultado insatisfactorio para corregirla, ya que se controla la calidad de los administradores para reducir al mínimo los errores.
  3. Se apoya en la especialización de los administradores y compromiso de los subordinados con un sistema de calidad total. 
  4. Acelera y hace más eficaces las acciones concurrentes y correctivas.
  5. Alienta el autocontrol.
  6. Permite una evaluación de desempeño más ajustada.
  7. Reduce costos y economiza tiempo.
  8. Mitiga la inestabilidad y turbulencia del ambiente al proporcionar información que permite tomar decisiones más creativas y acertadas.
  9. La modelización del proceso permite detectar desviaciones futuras. De este modo, da más tiempo a la corrección y disminuye la necesidad de controles concurrentes y correctivos.

Definiciones y ventajas de los controles concurrente y correctivo

Concurrente. Es el control durante el proceso.

  1. Corrige los problemas  antes de que se tornen costosos o peligrosos.
  2. Mínima la demora entre el evento y la corrección.
  3. Regularización instantánea.

Correctivo. Es el control que se realiza al finalizar el proceso. Surge de la comparación entre lo proyectado y lo realizado. Su finalidad es retroalimentar el proceso para mejorarlo.

  1. La retroalimentación proporciona información que influye sobre el proceso de planificación.
  2. Aumenta la motivación al dar información al equipo sobre su desempeño.

Ahora que ya sabés más sobre el control interno preventivo y otras formas de control, no esperes más. ¡Consultá con los especialistas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *