Beneficios de un plan de mitigación de riesgos

Mitigación de riesgos

El riesgo se define como la probabilidad de ocurrencia de un evento y sus consecuencias. Desde este punto de vista, todos los negocios conllevan riesgos. Por lo tanto, para gestionarlos debemos centrarnos en identificar qué podría salir mal y qué hacer en ese caso. De hecho, estos eventos se pueden tratar de diferentes maneras, y la mitigación de riesgos es una de ellas. ¿Sabés en qué casos aplicar esta estrategia? Aquí lo analizaremos.

La mitigación de riesgos como estrategia

Hay cuatro formas de tratar o gestionar cada riesgo identificado:

  • Aceptación. La utilizamos cuando el costo de eliminar el riesgo es más elevado que las pérdidas que ocasionaría.
  • Transferencia. La forma típica de transferir un riesgo es mediante un seguro.
  • Reducción o mitigación. Se logra mediante la introducción de nuevas medidas de seguridad que intentan reducir la probabilidad o aliviar el impacto.
  • Rechazo. Consiste en modificar las causas que generan el riesgo.

Todas estas estrategias se enmarcan en una política de gestión de riesgos. La característica principal de la misma es su dinamismo, ya que el monitoreo y revisión constantes son cruciales para su éxito.

mitigación de riesgos

Diferencias entre plan de contingencia y plan de mitigación de riesgos

Estos dos planes aparecen como excluyentes presentan respuestas diferentes. Por un lado, el plan de contingencia es reactivo. Se trata de una respuesta estratégica diseñada para ser utilizada cuando aparezcan señales que adviertan que el riesgo se puede materializar.

En cambio, el plan de mitigación es proactivo o preventivo. Su objetivo es reducir la probabilidad de ocurrencia de un evento o minimizar su impacto en caso de suceder. Es decir, el plan de mitigación busca reducir la exposición al riesgo.

Respecto al apetito de riesgo, los planes de contingencia se diseñan para riesgos que se encuentran por debajo de un umbral determinado. En cambio, los de mitigación se orientan hacia riesgos por encima del umbral y contienen respuestas para reducir la probabilidad y el impacto. Es decir que esta estrategia se utiliza sobre todo ante eventos o riesgos en cierta forma inevitables, o que no dependen de la empresa.

Ventajas de contar con un plan de mitigación

Los planes de mitigación son conocidos también como estrategias de respuesta. Si nos enfocamos en los riesgos negativos, la estrategia de respuesta es un operativo que se diseña por adelantado. Las probabilidades e impactos se calculan e incorporan  en una fase temprana de la planificación y se continúan durante toda la ejecución del proyecto.

Entonces, un plan de mitigación de riesgos permite:

  • Frente a los riesgos del mercado, ser flexibles para adaptar el negocio a las nuevas necesidades y no perder oportunidades.
  • Identificar mercados potenciales.
  • No esperar a la materialización del riesgo, sino anticiparse a través de acciones preventivas, optimizar esfuerzos y aprovechar los cambios.
  • Corregir prácticas que resulten poco óptimas o presenten fallas. Evaluar las relaciones con socios, proveedores, empleados y la comunidad para proporcionar mayor seguridad.
  • Fortalecer el compromiso de todos los integrantes de la organización, ya que la empresa se muestra consciente de los riesgos y cuenta con medidas de prevención.
  • Proteger las operaciones y la información.
  • Tomar acciones acertadas, como simplificar procesos, realizar ensayos adicionales, seleccionar aliados estratégicos más confiables o destinar más fondos a acciones preventivas.

Conclusiones

Los beneficios del plan de mitigación se encuentran precisamente en su nombre, ya que mitigar significa paliar, suavizar o atenuar. La clave es ser metódicos y disciplinados. No debemos partir de supuestos sino de datos, e investigar todos los factores de riesgo que pueden afectar los negocios, ya sean positivos o negativos.

Centrarse solo en los riesgos negativos puede llevar al abandono de proyectos que podrían ser exitosos. También es importante conocer las normas como ISO31OOO que establece los principios para la gestión de riesgos y sus equivalentes en Paraguay.

La mitigación de riesgos es parte integral del plan de gestión, pero además debe convertirse en una forma de trabajo. Esperar a la ocurrencia del evento, o diseñar un plan de gestión de riesgos como un accesorio, solo puede llevar a la pérdida de valor de los proyectos y el negocio en su conjunto.  ¡No lo dejes pasar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *